La lactancia materna es sin duda el mejor alimento que se puede ofrecer al bebé durante los primeros seis meses de vida. Ayuda a mejorar las defensas y el desarrollo del niño.

La leche materna tiene innumerables ventajas tanto para la madre como para el recién nacido, pero la más importante es que favorece y estructura el vínculo emocional madre-hijo.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que la alimentación para el bebé durante los seis primeros meses de vida sea lactancia materna exclusiva; de los seis meses al año se irán introduciendo alimentos distintos a la leche pero manteniendo la lactancia materna, y desde el primer al segundo año, si fuera posible, aconseja no introducir ninguna otra leche y continuar con la lactancia materna.

Alrededor de la lactancia existen muchos mitos que nada tienen que ver con la realidad y que muchas veces lo que hacen es confundir y desalentar a las mamás que quieren amamantar a sus bebés.

Mitos más frecuentes sobre la lactancia materna

  • No tengo suficiente leche para amamantar a mi bebé. FALSO. El pecho produce la cantidad de leche en función de lo que demande el bebé, siempre y cuando el número de tomas sea adecuado y la postura del bebé al succionar la correcta. Al comienzo de la lactancia se recomienda dar “a demanda”, siempre que el bebé lo reclame se le debe de ofrecer el pecho hasta que tenga una lactancia bien establecida.
  • Durante la lactancia hay que beber mucho agua, mucha leche y comer más cantidad de la habitual. FALSO. Durante la lactancia hay que tener una alimentación sana, variada y equilibrada. Se debe beber líquido en función de la sed que se tenga, ya que la producción de leche no depende de los líquidos que se tomen.
  • Si se toman alimentos que producen gases se los pasaremos al bebé. FALSO. Ningún alimento que consuma la madre producirá ni gases ni cólicos al bebé. Los cambios en el sabor de la leche según los alimentos que coma la madre ayudan a favorecer los nuevos sabores cuando se introduzcan nuevos alimentos al bebé.
  • Se debe dar siempre los dos pechos en cada toma y organizar un horario fijo para dar el pecho. FALSO. Es preferible que la lactancia sea a demanda. El pecho debe vaciarse por completo antes de ofrecer el otro pecho al bebé, ya que la leche más rica en grasa sale al final. Muchos bebés sólo necesitan un pecho en cada toma.
  • Un pecho pequeño producirá menos leche. FALSO. La mama está compuesta de tejido glandular, que es donde se produce la leche, tejido graso y tejido conectivo de soporte. El tamaño de la mama depende de la cantidad de tejido graso más que de tejido glandular.
  • Amamantar deforma el pecho. FALSO. El principal cambio del pecho se produce durante el embarazo con el aumento de peso. El pecho va cambiando en todas las mujeres en función de la edad, independientemente que se de el pecho o no.
  • Los disgustos y problemas pueden afectar a cortar la lactancia. FALSO. Las situaciones de estrés pueden dificultar la salida de la leche de forma transitoria. En situaciones difíciles para la madre, lo que hay que hacer es poner al bebé al pecho con mas frecuencia para vaciar bien el pecho y evitar que la retención de leche disminuya la producción.
  • El bebé quiere comer con más frecuencia ¿significa que me estoy quedando sin leche? FALSO. Hay momentos que el bebé demanda más, a esto se le llama “baches de lactancia” y se deben al crecimiento. En otras ocasiones el bebé hace mas tomas por la sed.
  • Durante la lactancia no se debe practicar deporte. FALSO. La lactancia y el deporte son compatibles perfectamente y además recomendables ya que es beneficioso para la salud de la madre. Se deben evitar deportes de riesgo con riesgo de sufrir traumatismos en las mamas o deportes muy intensos sino se es deportista profesional.
  • Durante la lactancia no es posible quedarse embarazada. FALSO. Para que durante la lactancia no se produzca un embarazo es necesario que el bebé sea menor de seis meses, sólo tome lactancia materna con tomas frecuentes tanto de día como de noche y que no se haya reanudado la regla después del parto. Si esto se cumple la lactancia materna tiene una eficacia para prevenir el embarazo de un 98%, aún así nunca se debe considerar la lactancia materna como un método anticonceptivo, ya que dando el pecho si es posible quedarse embarazada.

La lactancia materna es una etapa de la vida especial que se debe disfrutar sin preocupaciones. Debemos tener en cuenta que para dar el pecho se necesita una buena técnica, mucha paciencia, algo de ayuda y conocimientos y apoyo por parte de las personas próximas a la madre.

En nuestro centro SENDA, contamos con personal sanitario especializado con formación en lactancia para poder ayudar a todas las mamás que lo necesiten para hacer que la etapa de alimentar a sus bebés sea lo más placentera y gratificante posible.

Comunicación Senda

Author Comunicación Senda

Clínica de Pediatría privada con un amplio grupo de especialistas que abarcan todas las áreas para atender todo tipo de problemas de salud en los niños.

More posts by Comunicación Senda

Join the discussion 5 Comments

Leave a Reply